Marzo132011

En el final rompe la voz,
y que se lleve el viento nuestro adiós.
Cada palabra un sonido
que enfrenta al olvido,
Bienvenido el desafío,
si una canción se salva.

Los cantares, son un motivo de encuentro,
esencia de los murgueros, contar que tenemos dentro.

Soledades, nostalgias y rebeldías,
y la cultura infalible de defender la alegría.

Te quiero en este momento,
hasta que me de el aliento.
Está conmigo tu porfiado mirar,
no muere este sentimiento jamás.

Con tus señales en mi almohada
dibujo realidad,
vivo sin escudo y sin espada.

Te llevo si no estás,
te quiero sin querer,
ando sin pensar cuanto me falta.

   Un vestido llenando aquel momento,
y un poema diciendo aquel lugar.
Y esta suerte de ser tan humanos,
imperfecto ritual de abrazar.

Somos torpes, nos cuesta aprender,
y crecemos por fuera nomás.

Somos hojas de un árbol caído,
buscando un sentido para germinar.

En el arte genial de crecer,
intentamos no estar nunca solos.
La vecina conversa a su antojo,
dos botijas se van jugar.

Una barra de amigos llegó,
y un tachero se ríe con otro.
El boliche parece que explota,
la juntada en el club terminó.

Las historias compartidas, son la vida.
Hoy todo gira, se aceleran nuestros días.

La vida nunca nos alcanza,   
junto a otros nace la esperanza…
…siempre hay esperanza.

Pero la soledad abre su boca,
nos quiere devorar, y nos provoca.
El mundo lo hacés vos,
sos parte de este show,
si estás sólo y dormido.

Es un truco, puro humo, y entrevera.
Nos quiere encandilar, descubrí la verdad,
para ser lo que quieras.

Exitosos, fracasados… ¿Quién se salva?
Por ganar o perder te pechan sin querer,
y sacuden tu calma.

Las luces del camino, vueltas del destino,
que siempre está y espera más allá de vos.
Las voces del paisaje suenan al pasar
y van a hablar.

Te dicen al oído que quizás tras el camino
no hay ningún lugar.
Igual valdrá la pena todo lo que fue “querer llegar”.

Fuente del amor y la amistad,
todos los abrazos que vendrán.
Las manos sinceras de verdad,
que siempre estuvieron y estarán.

Magia que te da la sencillez,
de poder gozar lo que tenés,
y sabiduría en el andar
de poder honrar lo que se va.

Así, tal vez, recordando sin tristeza,
todos los momentos que tocó vivir
los guarda el alma.

Se va la murga, se despide una vez más,
vieja nostalgia del final.
Por la ciudad su canto ya dejó,
en esta ingenua caravana del adiós (adiós).

A Contramano te promete regresar,
si es que la vida le da otra oportunidad
y en cada encuentro
un sentimiento quedará,
viviendo para siempre en un disfraz.

Bailando en un tablón,
cantando una canción,
Se vuelve a respirar, perfume a carnaval.
Un ramo de ilusión, de ustedes es la flor,
que nunca morirá (jamás).

Volvemos a lanzar al mar de tu pasión,
la botella que ayer recibimos de vos,
con un mensaje escrito
aquella madrugada,
secreto entre los dos.

Que no termine más,
esta mirada que nos da complicidad.
Perdernos por jugar,
sabiendo siempre que nos vamos a encontrar.

Adiós, un nuevo adiós,
“A Contramano” sol y luna ya se va,
siempre con la caricia de tu sonrisa en cada tablado.
Continuando el legado,
desde el pasado, no para de cantar…

Bailando en un tablón,
cantando una canción,
Se vuelve a respirar, perfume a carnaval.
Un ramo de ilusión, de ustedes es la flor,
que nunca morirá (jamás).

Volvemos a lanzar al mar de tu pasión,
la botella que ayer recibimos de vos,
con un mensaje escrito
aquella madrugada,
secreto entre los dos.

A Contramano - Retirada 2011

Página 1 de 1